La Gallina

Gallina-01

Mucho ha llovido desde que estuve por última vez en los Montes de Propios, casi 30 años, recuerdo que fue en unas jornadas de naturaleza del Zoobotánico de Jerez, y recuerdo también que subimos al Pico de la Gallina, lo mismito que vamos a hacer hoy.

Para acceder a este lugar hay que contar con la pertinente autorización del ayuntamiento, y hace días recibí un correito con el permiso adjunto, en él indicaba meridianamente claro que debíamos estar a las 8:30 en una cancela cerca del Puerto de la Jarda. Y allí que estábamos casi 20 minutos antes de la hora acordada, para no variar, pasando más frío que “un andalú en Reikiavik”.

Había bajado tanto la temperatura que el termómetro del coche parpadeo marcando -1ºC. Hacía tanto frío que cuando decidimos esperar fuera del coche a que llegara el guarda… nos miramos y sin hablar nos volvimos a meter dentro, encogimos el cuello y nos frotamos enérgicamente las manos, cada uno las suyas.

Gallina-02

Media hora más tarde ya íbamos subiendo por la pista camino de nuestro destino, había tan poca luz que casi no hicimos fotos. El sol apenas había despertado y las sombras aún inundaban aquellos parajes, pero en cambio ya bañaba Benaocaz, el pueblo más soleado de toda la Sierra de Grazalema, no es que nos lo contaran sino que lo estábamos viendo en directo, en frente, en la lejanía.

Gallina-03

Oímos voces en el bosque y supimos que un grupo nos seguía, durante un buen rato estuvimos ahora nos alcanza ahora no, hasta que en un recodo del camino coincidimos con ellos, gente de Ubrique, buena gente.

Durante un buen rato caminamos juntos en amena charla, que si yo conozco a  este, que si nosotros conocemos a este otro… que si que si… hasta que un poco más adelante cada uno siguió su camino que a fin de cuentas era el mismo pero… a distintas velocidades.

Gallina-04

Casi estábamos arriba y apenas había disparado. Pronto el pino tomó protagonismo, tanto como que se hizo el dueño y señor de aquellos parajes. Eran los únicos en aquellas alturas que desafiaban los embates del levante, bendito levante, y moraban curvados como arco de arquero.

Gallina-04BIS

Nos sorprendió ver las plántulas de pino brotando en un corta-fuegos recién gradeado como si de lechugetas se tratase, con una vigorosidad increíble.

Gallina-05

Desde lejos nos saludó el Pico de la Gallina, “adornado” por una encalada construcción rematada de antenas. Pateamos el desangelado corta-fuegos hasta llegar a él, sombrío.

Gallina-05BIS

Dos vértices geodésicos coronaban aquella enorme formación pétrea, del más antiguo solo quedaba la base, oxidada. Y el que ocupaba la parte superior se erguía desafiante, tanto como que a poco estuvimos de no subir.

Gallina-06

Desde aquella atalaya las vistas eran impresionantes, el lugar idóneo para impartir una clase de geografía, en vivo y en directo. Se divisaba casi toda la provincia de Cádiz, sus picos, sus sierras y muchos de sus pueblos, y se veía hasta el extranjero.

Gallina-07

Fuimos rodeando aquella formación rocosa y nos topamos con un gigante de piedra, otro más. Debía ser pariente cercano del que moraba en el Cerro Malaver.

Y nos llamó la atención su triste mirada perdida en el horizonte. Si hubiésemos estado más tiempo con él quizás nos hubiera confesado sus penas. Quién sabe…  a lo mejor nos hubiera contado los secretos de aquellos bosques.

Gallina-08

Debíamos seguir adelante y allí lo dejamos, apenado. Iniciamos la bajada de aquella mole pétrea. Entre las piedras localizamos algunos narcisos, había tan poca luz que usamos la esterilla a modo de reflector y conseguimos iluminarlos tímidamente. Cualquiera que nos hubiera visto desde lejos jamás hubiese sabido qué diablos estábamos haciendo. Uno tirado por los suelos y otro sosteniendo con los brazos abiertos algo que brillaba. ¿Haciendo señales?

Gallina-09

Atrás había quedado el monótono bosque de pinos, una vez más el alcornoque tomó su sitio alternándose con el quejigo en los canutos sombríos. Y fuimos bajando y bajando, explorando y captando la esencia de aquellos lugares.

Gallina-10

En el borde del camino los brezos ponían la nota de color, alguna que otra tímida romulea brotaba de entre la hojarasca, de agradables tonalidades. Y una vez más que me tuve que tirar por los suelos para fotografiar aquella planta tallicorta, otra cosa bien distinta es que lo consiguiera.

Gallina-11

Y así seguimos adelante, deteniéndonos con casi todo, hasta que el bosque se tornó húmedo, lúgubre y sombrío, a veces callado a veces no. El ajetreo de los pajarillos en la floresta, el sonido del viento de levante peinando las copas de los árboles, ahora sí ahora no.

Gallina-12

En un claro perdido en medio del bosque decidimos detenernos para dar buena cuenta de nuestro menú de mochila. Y en eso estábamos, reponiendo fuerzas, cuando algo pasó volando entre nosotros a una velocidad que no nos pareció que fuera de este mundo, rozó tímidamente las hojas del sorprendido quejigo y debo reconocer que no fui capaz de identificar qué era.

Cerré los ojos intentando visionar a cámara lenta aquel instante, solo conseguí adivinar unas tonalidades parduscas irrumpiendo cual saeta en el claro del bosque, entonces caí en la cuenta de que bien podría tratarse de un gavilán, o no.

Gallina-14

Los ojaranzos moraban en los lugares más sombríos, en lo más profundo de los canutos donde a veces ni siquiera les llegaba luz. Helechos y musgo colonizaban troncos, tanto erguidos como yacentes. Las infinitas tonalidades verdes inundaban aquellos recónditos parajes.

Gallina-15

En la Fuente de los Machos, como no podía ser de otra forma, nos hicimos la foto de minigrupo del día.

Gallina-16

Miramos el reloj, hicimos nuestros cálculos y caímos en la cuenta de que era tarde, bastante tarde. Apretamos el paso, y corrimos pista abajo tanto tanto que casi nos salimos de la Jarda.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Naturaleza y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La Gallina

  1. charomora dijo:

    Siempre que leo uno de tus relatos, no puedo evitar sentir un poco de envidia de como os manejais por esos parajes. Gracias por hacernos partícipes de vuestras excursiones, aunque solo sea desde nuestro salón.

  2. ISABEL PARAMIO dijo:

    GRACIAS POR SEGUIR COMPARTIENDO TUS RUTAS MARAVILLOSAS. UN ABRAZO (EXCURSIÓN A BILBAO CON EL CORET INGLÉS) Date: Wed, 27 Jan 2016 19:13:42 +0000 To: baobat60@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s