Temporada 2013-14

foto 00Aquí estoy viendo pasar las horas, bajo la sombrilla, tranquilo y relajado, sentado en esta arena de grano duro. Sí, esa que cuando te vas a calzar basta un simple manotazo para limpiarte los pies.

El sonido de las olas, una gaviota que protesta, aroma a océano, gente que pasea por la orilla, olor a alga, suave brisa marina. Verano.

Qué iluso, creía que “la caló” no iba a llegar. Pues nada…ya está aquí. Y ha venido para quedarse.

Giro el cuello, oteo el horizonte, agua y más agua, y no veo nada, se me pierde la mirada, entonces… muchas de las ideas que tengo como “pendientes” en mi cabezota empiezan a aflorar.

Y una de ellas es hacer una entradita en mi blog a modo de resumen de todo lo que ha dado de sí la temporada de senderismo, botánica y salidas fotográficas.

Así que… ahí va.


 

foto 01

TORCAL DE ANTEQUERA

https://sotosendero.wordpress.com/2013/09/26/torcal-de-antequera/

Mirabas a alguna piedra y recortada en el horizonte te sorprendía ver la silueta de personas que no atinabas a averiguar cómo habían subido hasta allí. En esta ocasión todo estaba bastante tranquilo y sólo coincidimos con algunos “guiris”.

A lo largo del sendero oímos el francés, el alemán, el inglés, el japonés,… de hecho llegué a la conclusión que los únicos oriundos éramos nosotros y las cabras monteses que se asoleaban en lo más alto de los pináculos pétreos.


 

foto 02

GARGANTA DEL CUERNO

https://sotosendero.wordpress.com/2013/10/11/garganta-del-cuerno/

Llegamos al primer gran abrigo que asemejaba una enorme boca, subimos por la piedra cubierta de líquenes secos y accedimos a su interior. Escudriñamos sus paredes y nos deleitamos con aquellas pinturas de hace miles de años. Unas pinturas que ya conocíamos, la representación de una cierva y una sucesión lineal de puntos.

Y en la soledad del lugar imaginamos a aquel antepasado nuestro cómo impregnaba su dedo índice en aquella sustancia de tonos ocres y decoraba las paredes de la cueva siguiendo rituales funerarios.


 

foto 03

COLADA DE LA REGINOSA

https://sotosendero.wordpress.com/2013/10/15/colada-de-la-reginosa/

Seguimos bajo la protección del bosque y localizamos unas enormes piedras porosas cilíndricas perfectamente talladas. Señal inequívoca de la presencia romana en aquellos apartados parajes, piedras sacadas de la cercana cantera de Paloma Alta para contribuir a la ostentación de Baelo Claudia.

Y allí quedaron aquellos restos de columnas, abandonados en lo más profundo del bosque, callados y quietos, junto a lo que fue una vía romana, viendo pasar gente y más gente, y el tiempo,…sobre todo el tiempo.


 

FOTO 04

KARST DE LA UTRERA

https://sotosendero.wordpress.com/2013/10/29/karst-de-la-utrera/

Llegamos a un callejón sin salida entre aquellas formaciones rocosas y decidimos volver sobre nuestros pasos. Nos “sumergimos” de nuevo en el matorral y retomamos el escuálido sendero. Unos metros más allá volvimos a toparnos con más y más piedras de forma caprichosa.

Trepé por una de ellas para intentar saber qué teníamos delante y caí en la cuenta de que en aquel lugar era muy fácil perderse, el abigarrado matorral lo cubría casi todo y no existía nada que pudieras tomar como punto de referencia,…estábamos en un auténtico laberinto. Esta apreciación decidí no comentarla con el otro 50% de la “expedición”: my wife.


 

FOTO 05

SALAMADRE

https://sotosendero.wordpress.com/2013/11/06/salamadre/

En aquel privilegiado lugar dimos buena cuenta de nuestro menú de mochila, tras la ingesta volví a montar el trípode en un lugar elevado y le encajé la cámara. Encuadré a todos los miembros de la expedición sentados sobre las piedras de la cumbre, ajuste el temporizador, pulsé el disparador y me senté apresuradamente sobre la piedra que tuve más a mano.

El objetivo de mi cámara captó a un grupo de “intrépidos” montañeros en uno de los picos más apartados de todo el Parque Natural Sierra de Grazalema, rodeados de un paisaje único con los Llanos de Líbar como telón de fondo.


 

FOTO 06

OTOÑO EN EL GENAL

https://sotosendero.wordpress.com/2013/11/20/otono-en-el-genal/

Encontramos un árbol de confortable tronco y allí que “levantamos el campamento”. Me descolgué la mochila y la dejé en el suelo, liberé el trípode y me adentré en el bosque. Llegué a un lugar que me pareció ideal para iniciar mi particular sesión de fotos, y allí que me senté sobre la hojarasca. Puse especial atención en no hacerlo sobre los erizos de afiladas y quebradizas púas ocultos bajo las hojas. Mira que puse interés,…pues todavía hay algunas púas que no he conseguido quitarme de nalgas y manos.

Desplegué el trípode y le ajusté la cámara, allí cómodamente sentado busqué encuadres atractivos. Te movías lo más mínimo y te volvías a pinchar. Quedé quieto deleitándome con las tonalidades del otoño en lo más profundo del bosque, en silencio. Una suave brisa fría movía las hojas y las hacía caer aquí y allá, sobre la alfombra que tapizaba el suelo.


 

FOTO 07

PINSAPAR DE GRAZALEMA

https://sotosendero.wordpress.com/2013/11/27/pinsapar-de-grazalema/

Troncos descortezados de vetustos pinsapos yacían en el suelo del bosque desde no se sabe cuánto tiempo,…quizás toda una vida. Un ecosistema que vivía casi en la perpetua penumbra. Y allí sobrevivían a duras penas algunos quejigos maltrechos y desmembrados que mantenían una lucha sin cuartel con el dueño y señor de aquellos parajes: el Pinsapo.

Piedras de todos los tamaños, que habrían caído desde los cortados calizos de la crestería, salpicaban las laderas pobladas de pinsapos,…aquí y allá. Algunos troncos presentaban profundas heridas producidas por estas piedras desprendidas, otras incrustadas e incluso muchos árboles aparecían abatidos. Un hueco en el bosque era rápidamente colonizado por todo un enjambre de plántulas de pinsapo que competían por ocuparlo.”


 

FOTO 08

LAGARÍN Y LAS GRAJAS

https://sotosendero.wordpress.com/2013/12/03/lagarin-y-las-grajas/

Antes de subir al pico nos llamó la atención un promontorio en su ladera sur, intuimos unas buenas vistas desde aquel lugar y optamos por acercarnos. Para llegar allí teníamos que andar por un escuálido paso de cabras salpicado de pequeñas y traicioneras piedras sueltas.

Nos movíamos por una ladera muy empinada no apta para niños pequeños desobedientes y totalmente desaconsejable para aquél que sufriera de vértigo. De hecho no todos los miembros de la expedición accedieron a aquel lugar, el mirador ciertamente tenía unas buenas vistas y sobre todo unas caídas de padre y muy señor mío.


 

FOTO 09

OTOÑO EN GRAZALEMA

https://sotosendero.wordpress.com/2013/12/13/otono-en-grazalema/

Seguí caminando junto a aquellos vetustos quejigos. Una racha de viento cruzó los Llanos, acarició unos de los quejigos y muchas de sus hojas cayeron al suelo. Una efímera “lluvia” dorada que no pude fotografiar, y es que sucedió tan rápido que no fui capaz ni de encararme la cámara.

Esperé que volviera a suceder, pero ya no sopló más el viento. Caí en la cuenta de que me había quedado quieto a la sombra de un enorme quejigo. Mire hacia arriba por encima de mis gafas sin mover la cabeza, los rayos de sol se filtraron entre las hojas doradas.


 

FOTO 10

TORREÓN

https://sotosendero.wordpress.com/2013/12/18/torreon/

Seguimos ladera arriba y el sotobosque dejo de ser espeso y variado. Alcanzamos una cota que sólo se atrevían a colonizar encinas achaparradas y desnudos mostajos. Protegidas entre enormes piedras calizas también moraban brillantes adelfillas.

Y un poco más arriba la especie dominante pasó a ser la atocha o lastón. Una gramínea que antiguamente se usaba para techar chozos y rediles. El terreno aparecía cubierto de atocha y salpicado de piedras tapizadas de líquenes.


 

FOTO 11

LAGUNA DEL MORAL

https://sotosendero.wordpress.com/2013/12/31/laguna-del-moral/

Mientras comía el bocadillo me interné en el bosque, solo y sin cámara,…qué valiente. Aparté unas ramas y me adentré aún más, me quedé muy quieto. Algo me llamó la atención a mi derecha, en la espesura, algo blanquecino, miré de soslayo y vi como tres ciervos pasaban delante de mí, los seguí con la mirada sin girar la cabeza. Cual aparición habían surgido de unos matorrales y me pasaron muy cerca, y como a cámara lenta, todo se detuvo, uno de ellos incluso me guiñó.

Una visión fugaz, ni los oí llegar ni los oí cuando se fueron, y allí me quedé perplejo ante una de esas visiones que nos regala la exuberante naturaleza que atesoran estos parajes. Solo.


 

FOTO 12

TORRECILLA

https://sotosendero.wordpress.com/2014/01/29/torrecilla-2/

Caía la tarde y la temperatura. El viento empezó a soplar con mucha fuerza como si quisiera echarnos de aquellos parajes. Unas nubes, a modo de espesa niebla, se desparramaban por la cumbre que teníamos delante.

Entonces caí en la cuenta de que si nos alcanzaban podríamos tener un problema. Lo comenté al grupo y apretamos el paso.


 

FOTO 12BIS

SANTUARIO DE BACINETE

https://sotosendero.wordpress.com/2014/02/06/bacinete/

Seguimos rodeando el santuario y nos detuvimos junto a unas pequeñas piedras dispuestas a modo de asiento. Me descolgué la mochila y saqué el trípode, mientras el grupo permaneció sentado yo me dediqué a explorar los rincones de aquel enigmático paraje. Desplegué el trípode en varias ocasiones, lo ajusté a distintas alturas e intenté captar la esencia de aquel lugar único. Caminaba entre los callejones, mirando arriba y abajo, veía algo interesante y allí que, rodilla en tierra, jugueteaba con los parámetros de mi cámara.

Y allí, en la soledad de aquel santuario me deleité con la magia y lo enigmático del paraje, intentando imaginar los acontecimientos de los que habrían sido testigo aquellas enormes piedras.


 

FOTO 14

SIERRA DEL ALJIBE

https://sotosendero.wordpress.com/2014/03/12/sierra-del-aljibe/

Continuamos con nuestro deambular por aquellos apartados lugares y llegamos a un paraje único. Allí, en lo más profundo del bosque, nos encontramos con un hermoso salto de agua. Tan fotogénico que cumplía hasta con la Regla de los Tercios, una enorme piedra cubierta de líquenes con una cascada a la izquierda. Un lugar más propio de los trópicos que parecía estar localizado en las selvas o bosques lluviosos de Costa Rica.

No me lo pensé ni por un instante, saqué mi pequeño trípode de la mochila, lo desplegué, le encajé la cámara, coloqué a los figurantes, ajusté el disparador, pulsé, me situé en la escena y clic, ya teníamos la portada para el disco…, para cuando nos diera por la música, claro.

Y la imagen captó a un grupo de cinco amigos con un objetivo bien marcado: subir a lo más alto de los Alcornocales desafiando al fuerte viento de Levante.


 

FOTO 15

PUERTO DEL SAUCILLO

https://sotosendero.wordpress.com/2014/03/26/puerto-del-saucillo/

Traspusimos la cresta y atrás quedó la profunda cañada. Nos movíamos por una zona donde los bosquetes de pinsapos aparecían dispersos. Volvió a bajar la temperatura y el cielo se tornó  gris plomizo, en ese momento supimos que nos íbamos a mojar. Cayeron las primeras gotas…, frías. Me descolgué apresuradamente la mochila, saqué la funda de la cámara y la protegí.

Allí detenidos nos dimos cuenta de la soledad de aquellos parajes, donde mirases únicamente veías montañas y más montañas, unas desnudas y otras no.


 

FOTO 16ORQUIDEAS

https://sotosendero.wordpress.com/2014/04/17/orquideas/

Nos aproximamos al borde del bosque junto a la carretera. Paco nos indicó que pisáramos con cuidado y señalando hacia el suelo nos mostró lo que nos había traído hasta allí, una concentración de Ophrys bombyliflora, que belleza.

Y allí que iniciamos ese ritual que practican todos los aficionados a la botánica de “plantas tallicortas”, primero te inclinas y frunces el ceño, “agudizas” la mirada entrecerrando los ojitos, luego rodilla en tierra, incluso puede que termines arrodillándote completamente y los más “valientes”… se tiran al suelo.

Y allí tendido caes en la cuenta de que te duele el cuello, pero no importa, es la secuela de hacer este ritual “cienes y cienes” de veces. También piensas que después te tienes que levantar,…tampoco importa. Y es que la belleza de lo que observas a esa altura suple con creces los malditos achaques.


 

FOTO 17

OPHRYS ATLANTICA – expedición botánica

https://sotosendero.wordpress.com/2014/04/21/ophrys-atlantica/

Nos sacudimos los pantalones e iniciamos el camino de vuelta. Una vez más la niebla inundó aquellos parajes como si quisiera mantener oculto aquel lugar donde moraba una de las orquídeas más escasas de Andalucía. En medio de la niebla nos hicimos una foto de grupo.

Seguimos caminando sin rumbo fijo, más bien por instinto, uno tras otro, hasta que desapareció la niebla por completo…, curioso. Y allí atrás quedó aquel paraje…, tal y como nos lo habíamos encontrado.


 

FOTO 18

SILENE GAZULENSIS – expedición botánica

https://sotosendero.wordpress.com/2014/05/14/silene-gazulensis/

Nos habían dicho que hacia el Este, en unas tierras onduladas de suaves colinas y salpicadas de pequeños bosquetes existía una fortaleza donde vivía una bella princesa.

Bien podría ser el inicio de un relato épico de caballeros de brillantes armaduras, de monturas enjaezadas, de torneos y mandobles en buena lid, de asedios, de ejércitos…, y también de princesas, sobre todo princesas.

Lo cierto es que tenemos todos los ingredientes, pero…


 

FOTO 19

PUERTA DEL HORGAZAL

https://sotosendero.wordpress.com/2014/05/28/puerta-del-coargazal/

Poco a poco fuimos cogiendo altura y nos adentramos en un lugar increíble. Troncos y ramas de encinas cubiertas de líquenes y pasos tan estrechos entre las piedras que asemejaba un laberinto. Oscuridad, y tanta humedad que el suelo aparecía tapizado de plantas que en otras cotas ya estaban completamente secas, aquí las encontramos en su máximo esplendor.

Y llegó un momento que estábamos tan cerca de la cima que caímos en la cuenta de que se terminaba la montaña…, y no habíamos localizado el puñetero sitio. En algún punto nos habríamos desorientado y errado el sendero… maldita sea. Y en aquel laberinto, rodeados de vegetación y piedras, nos miramos los cuatro y en un principio no supimos qué hacer. Ya no había ni hitos ni nada que se le pareciera.


 

FOTO 20

PISTORINIA BREVIFLORA – expedición botánica

https://sotosendero.wordpress.com/2014/06/04/pistorinia-breviflora/

Comenzamos con nuestra peculiar forma de intentar captar con el objetivo de nuestra cámara aquellas especies. Y allí que desplegamos trípodes y adoptamos posturas de todo tipo, cómodas e incómodas.

En algunas mirabas por el visor aguantando la respiración hasta que te faltaba el aliento, en otras te tendías en el suelo a sabiendas de que podías ser presa fácil de garrapatas y otros seres…, pero no importaba. Y es que…una afición es una afición.


 

FOTO 21

GARGANTA DEL PRIOR

https://sotosendero.wordpress.com/2014/06/17/garganta-del-prior/

Subiendo bajo la protección del dosel forestal me entretuve observando la vegetación que encontraba a mi paso. Caí en la cuenta de que la fecha de floración de las dedaleras acabada de terminar…, con las ganas que le tenía.

Pero lo que más me llamó la atención fue la ingente cantidad de plántulas que poblaban el suelo del sotobosque, tal densidad no la había visto antes. Alcornoques, durillos, madroños, quejigos…, todos de parvulario, me saludaban al pasar.


Y ahora que he repasado todas las crónicas… más ganas tengo de que termine este puñetero verano.

Nos vemos en la próxima… temporada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Naturaleza. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Temporada 2013-14

  1. pako blanco dijo:

    de una buena temporada esperemos otra mejor , ya mismo es otoño un saludo

  2. Pedazo de temporada, “zí zeñó”…orgulloso de haber formado parte de alguna de tus salidas.
    Gracias Carlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s