Garganta del Cuerno

cuerno01

Ojú…, qué pereza…, qué apatía…, qué trabajito me está costando arrancar esta nueva temporada, y lo cierto es que tengo varias salidas al campo y alguna que otra visita de carácter cultural pendientes de publicar en el blog. Es que está uno como el canario de la jaula cuando cambia el plumaje, que deja de cantar. Y algo parecido me está sucediendo, y es que no fluye la verborrea en mi cabezota y, verdaderamente, se me amontona la faena. Me he propuesto hacer esta entrada en mi blog como para ir calentando motores, así que allá voy…

Hacía mucho que no visitaba Sierra Momia, y tenía unas ganas tremendas de volver a recorrer aquellos parajes anclados en la prehistoria. Hemos elegido una festividad local aquí en Jerez para acometer dicha empresa: el día de nuestro patrón, San Dionisio Areopagita. En esta ocasión, y por segunda vez consecutiva, sólo somos dos: my wife & me.

El día amaneció despejado y una ligera brisa movía las hojas de los árboles. Partimos de Jerez hacia Alcalá de los Gazules no muy temprano, como que a las nueve, y cerca de Medina comenzó a soplar el Levante, ya no nos abandonaría en toda la jornada, y soplaba…, y soplaba…, y su intensidad fue in crescendo.

cuerno02

Un cartel a modo de tótem nos dio la bienvenida al PN Los Alcornocales y continuamos por aquella sinuosa carreterilla entre dehesas. Habíamos dejado atrás las presas del pantano, a nuestra derecha un tractor pasaba la grada a una besana de suaves lomas y a nuestra izquierda un abigarrado bosque salpicado de piedras de arenisca, ahí estaba nuestro destino.

Estacioné el coche junto a una enorme angarilla que estaba abierta, marcas de gruesas ruedas y arañazos en la carretera me hizo caer en la cuenta de que era el acceso del tractor a la finca, y allí dejamos el coche calculando el espacio suficiente para que pasase un tractor con remolque y sin remolque e incluso con grada y sin ella.

cuerno02bis

Con muchas ganas y con la mochila a la espalda, comenzamos nuestra particular aventura, marchamos por el arcén de la carreterilla casi unos quinientos metros. Dejamos atrás el asfalto, sorteamos una desvencijada portezuela metálica y cruzamos un prado reseco donde una multitud de saltamontes de alas rojas y azules nos dieron la bienvenida.

 Agaché la cabeza para pasar bajo unos acebuches, nos adentramos en la Garganta del Cuerno y llegamos al cauce del tímido arroyuelo, caminábamos son sumo cuidado intentando adivinar el sendero cubierto de altas hierbas. Vadeamos el arroyo en varias ocasiones siguiendo un más que difuso sendero.

cuerno03

Continuamos subiendo por aquella garganta de laderas boscosas y pronto vimos las primeras formaciones rocosas a nuestra izquierda. Habíamos subido durante más de un kilómetro y llegamos a una enorme laja casi vertical clavada en el suelo del bosque, algunos alcornoques la rodeaban a modo de centinelas. En este punto comenzamos a subir por una ladera cubierta de brezos y salpicada de algunos maltrechos árboles.

cuerno03bis

Y llegados a este punto se me vino a la mente una anterior visita a estos parajes, en este lugar en concreto aquel día nos envolvió la niebla y ya no nos abandonó en toda la jornada. Si en aquella ocasión fue la niebla, ahora era el levante, ojú que “pechá”, aullaba entre las laderas boscosas, zarandeaba ramas y troncos de una forma increíble dejando el sendero cubierto de bellotas verdes.

cuerno04

 My wife siguió el sendero y yo subí por unas lajas de arenisca paralelas a éste, sólo quería explorar aquel lugar y fotografiar nuevas formaciones rocosas y sus texturas, y sus colores…, y sus… Allí que salté, trepé y subí,…como las cabras. Cuando sacié ese primer impulso tipo “lallamadadelaselva”, volví al sendero. Los alcornoques comenzaron a ser enormes y poco a poco el bosque se hizo más y más tupido. Seguí caminando a los pies de la enorme formación de arenisca, my wife continuó por el sendero.

 cuerno05

 Llegamos al primer gran abrigo que asemejaba una enorme boca, subimos por la piedra cubierta de líquenes secos y accedimos a su interior. Escudriñamos sus paredes y nos deleitamos con aquellas pinturas de hace miles de años. Unas pinturas que ya conocíamos, la representación de una cierva y una sucesión lineal de puntos. Y en la soledad del lugar imaginamos a aquel antepasado nuestro cómo impregnaba su dedo índice en aquella sustancia de tonos ocres y decoraba las paredes de la cueva siguiendo rituales funerarios.

cuerno06

Abandonamos aquel abrigo y continuamos ladera arriba, unos metros más adelante localizamos una segunda cueva de dimensiones superiores. Accedimos a su interior y caímos en la cuenta de la fragilidad del lugar, el suelo aparecía cubierto de una fina capa de arena que no era otra cosa que el producto de la erosión de las paredes del abrigo.

cuerno07

Seguimos bordeando ladera arriba la enorme laja de piedra arenisca escudriñando sus recovecos y observando los líquenes que la poblaban. Por fin alcanzamos la cima y llegamos a la laja horizontal donde aparecían dispuestas las tumbas antropomorfas excavadas en la piedra. Desde aquella atalaya giramos la cabeza y vimos el bosque que habíamos cruzado para llegar hasta allí. Me entretuve fotografiando las tumbas soportando un vientazo que estuvo a punto de tirarme sobre las piedras de más abajo.

 cuerno07bis

Retomamos el tímido sendero entre brezos y pequeños alcornoques, queríamos bajar al arroyo, en lo más profundo de la garganta, y subir por la otra vertiente. Llegamos a una enorme piedra de agradable tránsito, sobre ésta aparecía perfectamente marcado un sendero fruto del paso de gentes y fauna desde tiempos inmemoriales. Bajamos hasta el fondo de la garganta y nos encontramos con un cauce completamente seco. Iniciamos la subida por la otra vertiente, seguíamos un sendero intermitente que abandonábamos de vez en cuando y caminábamos sobre formaciones rocosas que nos facilitaban el paso por aquella ladera cubierta de espesos bosques.

cuerno08

 Desde lo más alto de aquel lugar echamos la vista atrás y casi adivinamos por donde discurría el sendero que habíamos recorrido. Las formaciones de arenisca aparecían dispuestas de forma paralela cuál arañazos en aquellas laderas que teníamos enfrente,…bonito lugar. Me adentré un poco más en la espesura del bosque y me tope con un derrumbe, la fina arena blanca que asemejaba polvo impregnaba el suelo y los troncos de los árboles, entonces caí en la cuenta de la fragilidad de la belleza de aquellos apartados parajes.

cuerno08bis

Llegamos a un claro del bosque donde aparecían alineados varios abrigos de distintos tamaños. Uno de ellos sería nuestro restaurante particular y exclusivo, nos decantamos por la cueva de la ventana. Dejé la mochila en el suelo, trasteé en su interior y saqué las viandas, preparamos los bocadillos y allí, protegidos del viento, dimos buena cuenta de nuestro menú,…no quedaron ni las migas.

cuerno09

En la sobremesa me entretuve fotografiando la pared,…sus colores,…sus formas. Líneas de tonalidades rojizas y puntos amarillentos cuál garabatos decoraban las pétreas paredes del abrigo. Me coloqué las rodilleras y me tiré al suelo,…sí…sí, ese lugar que pisamos al que apenas le prestamos atención. Rodilla en tierra fui testigo de la variopinta cantidad de texturas que atesoraba. Te pones a su altura, que no a la del betún, y te paras a observar todo un mundo que está ahí mismo.

cuerno09bis

El objetivo de mi cámara captó una superficie de fina arena salpicada de pequeños fragmentos de la cueva de mil y una tonalidades diferentes, de no ser por la existencia de plántulas secas de ombligos de Venus parecería estar tomada en Marte.

 Dejé la cámara a un lado y me senté en el suelo junto a my wife, apoyé la espalda en la pared inclinada y me relajé, tanto como que casi me quedé dormido. Enfrente nuestro se extendía una ladera boscosa por donde nunca anduvimos, y tras ella…, ¿qué habría?…, pues me imagino que bosques y más bosques, gargantas, arroyuelos, lajas de areniscas, formaciones pétreas de formas caprichosas y más abrigos como éste,…quién sabe si incluso con más pinturas rupestres. Todo un extenso territorio por “explorar”.

cuerno09bix

Retomamos el sendero y dado que el levante continuaba soplando con fuerza decidí no volver por el Gallardo,…sabe dios cómo soplaría por allí arriba. Aquí, en la Garganta del Cuerno, el viento soplaba con fuerza pero ya nos conocía. Bajamos la ladera con la intención de llegar al fondo de la garganta, un lugar por donde nunca habíamos estado. Fuimos perdiendo altura rápidamente, entre alcornoques, hasta que llegamos al lecho seco del arroyo. Una vez más tuvimos que poner sumo cuidado al caminar, un compacto herbazal ocultaba piedras, grietas, alambre de espino y sendero.

cuerno10

En un claro del bosque y junto al cauce seco del arroyuelo nos topamos con un alcornoque tumbado, y allí que nos sentamos a escuchar,…uhmmmm, ahora debería escribir: “…el canto de los pájaros”, que resulta mucho más poético, pero con el vientazo que hacía,…cualquiera oía algo que no fuera el sonido del viento.

 Allí sentados sobre el tronco tumbado y descorchado del alcornoque estuvimos un buen rato. Miré la ladera que teníamos enfrente y me llamó la atención la tonalidad rojiza, casi metálica, de algunas piedras que salpicaban el lugar, y allí que repeché por la suave ladera desarbolada localizando una “buena” fotografía.

cuerno11

Tras el breve paréntesis de descanso continuamos bajando por la Garganta del Cuerno, el arroyo se orientó hacia poniente y de repente el viento dejó de soplar, entonces sí que oímos el ajetreo de los pajarillos. Encontramos pozas llenas de agua quieta y rojiza y numerosos anfibios que saltaban a nuestro paso. Ya no nos detuvimos más, continuamos bajando cambiando una y otra vez de vertiente siguiendo un sendero que zigzagueaba encajonado en lo más profundo de aquella garganta y…

…y allí quedó aquel hermoso y único paraje, tal y como nos lo habíamos encontrado.

cuerno12 cuerno14 cuerno15 cuerno16 cuerno17 cuerno18 cuerno19 cuerno20 cuerno21 cuerno22 cuerno23 cuerno24 cuerno25 cuerno26 cuerno27 cuerno28 cuerno29 cuerno30 cuerno31 cuerno32 cuerno33 cuerno34 cuerno35 cuerno37 cuerno38 cuerno39 cuerno40 cuerno41 cuerno42 cuerno43 cuerno44 cuerno45 cuerno46 cuerno47 cuerno48 cuerno49 cuerno50 cuerno51 cuerno52 cuerno53 cuerno54 cuerno55 cuerno56 cuerno57 cuerno58 cuerno59 cuerno60

Te invito a visitar mi web personal donde está recogido todo este contenido de una manera mucho más dinámica. Por otro lado, si quieres leer la crónica de mi anterior visita a Sierra Momia, pica aquí.

Y si te apetece acceder a todas mis crónicas de senderismo y naturaleza sólo tienes que picar SOTOSENDERO

Espero que te guste

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Naturaleza y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Garganta del Cuerno

  1. Francisco Cuesta dijo:

    Como siempre, magníficas fotografías y magnífico relato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s